Noviembre es el mes en que se celebra el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico. En los últimos años, tanto las mejoras tecnológicas como las medidas y normativas modificadas en el código de circulación, han permitido que cada vez restemos menos vidas a la lista de personas que fallecen en carretera. Sin embargo, la lucha sigue adelante porque la concienciación es la base para evitar que muchas personas sigan muriendo como consecuencia de un accidente de tráfico.

El día elegido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 2005 para conmemorar el recuerdo de aquellos que murieron en la carretera corresponde al tercer domingo de noviembre, queriendo de esta manera rendir homenaje tanto a las víctimas como a sus familias. El tema central sobre el cual versará la celebración este año hace referencia a los excesos de velocidad que, a diario, sesgan centenares de vidas. Por ello es eslogan es claro: “La velocidad mata. Diseñemos la velocidad”. Un clamor que llama a los diseñadores de vehículos que tanto mejoran las tecnologías de protección de los ocupantes pero que siguen ofreciendo la posibilidad de correr más de lo permitido.

Otro de los retos que se ha marcado el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico es hacer que 2011-2020 sea una década para recordar. ¿Por qué? Porque se quiere que, a través de los temas centrales que se eligen cada año, esta década sea la “década de la acción” y que, gracias a las iniciativas tomadas al respecto, se pueda ayudar a las víctimas, a sus familiares y al personal de emergencias que acude al rescate de quienes han sufrido un accidente.

Cada continente desarrollará distintos actos el domingo 16 de noviembre con motivo del Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico. En Europa 21 países, entre ellos España, se sumarán a las conmemoraciones por esta causa. El acto en nuestro país se llevará a cabo el 19 de noviembre en el Museu Picasso de Barcelona. Una ceremonia inter-religiosa en la que participaran representante de la comunidad hindú, musulmana, budista, judía, india y cristiana, además de los ateos. Pero ese no será el único acto que se haga ya que al día siguiente, el jueves 20, el templo del Tibidabo se iluminará para hacer resplandecer la cima de Collserola sobre la ciudad de Barcelona y su mar. También se llevará a cabo una exhibición para conciencias sobre las consecuencias reales de los accidentes de tráfico y para hacer evidente la ignorancia que existe sobre este tema al respecto.

Todas estas iniciativas han de servir para que la población tome conciencia del peligro que conlleva no respetar las normas de circulación y se nos va la vida en ello. Los datos anuales sobre seguridad en carretera de 2013 (The Global status report on road safety 2013) que tienen en cuenta a 182 países indicaron que el número total de muertes relacionadas con siniestros al volante ascienden hasta 1,24 millones al año. Tan solo 28 países, que representan al 7% de la población mundial, tienen una normativa que regula la seguridad en carretera y que cubre los cinco factores clave involucrados en un accidente: alcohol y conducción, velocidad, fallos en el uso de cascos de protección, cinturones de seguridad y sillitas de bebé. Esta recopilación de datos sirve como base para que se siga trabajando en ayudar a erradicar las muertes en carretera y en ofrecer ayuda a las personas que han perdido a un ser querido de esta manera. En nuestro país muchas asociaciones, como la de Stop Accidents, trabajan día a día con el mismo objetivo.