El 3 de diciembre es el día Internacional de las Personas con Discapacidad. La Asamblea General de Naciones Unidas proclamó la oficialidad de esta jornada en el año 1992 gracias a los avances en cuanto a toma de conciencia en cuanto a este colectivo de personas, así como por las medidas que ya se pusieron a poner en marcha para lograr su máxima integración. A día de hoy es una de las celebraciones más destacadas en el calendario de la ONU, que sigue luchando por romper las barreras que siguen existiendo. Es importante destacar de qué manera define este órgano mundial el término “discapacidad”.

Se entiende por personas con discapacidad aquellas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás.

Cada año se escoge un lema con una temática central entorno a la cual girarán las celebraciones del Día Internacional de las Personas con Discapacidad. En el 2013 se abogó por “Romper las barreras, abrir las puertas: por una sociedad inclusiva para todos”, con el siguiente mensaje lanzado por el Secretario General de las Naciones Unidas:

“Entre nosotros hay más de 1.000 millones de personas que viven con discapacidades. Debemos eliminar todas las barreras que dificultan la inclusión y la participación de las personas con discapacidad en la sociedad, lo que supone, entre otras cosas, modificar las actitudes que fomentan la estigmatización e institucionalizan la discriminación”.

En este 2014, el lema defendido por esta causa será “Desarrollo sostenible: La promesa de Tecnología” y se verá representado por distintos actos alrededor del mundo. También cabe destacar la existencia de otro gran evento en relación a la misma área de trabajo: la discapacidad de las personas. Nos referimos a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, un instrumento internacional derechos humanos de las Naciones Unidas o Derecho internacional de los derechos humanos cuyas acciones están destinadas a proteger los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad. Partes en la Convención tienen la obligación de promover, proteger y garantizar el pleno disfrute de los derechos humanos de las personas con discapacidad y garantizar que gocen de plena igualdad ante la ley.

La Convención hace hincapié, entre otros aspectos, en la toma de medidas para la accesibilidad de estos colectivos gracias a la promulgación de distintos puntos englobados en el artículo 9 de sus principios rectores, que son un total de ocho. A continuación los enumeramos:

  1. El respeto de la dignidad inherente, la autonomía individual, incluida la libertad de tomar las propias decisiones, y la independencia de las personas;
  2. La no discriminación;
  3. La participación e inclusión plenas y efectivas en la sociedad;
  4. El respeto por la diferencia y la aceptación de las personas con discapacidad como parte de la diversidad y la condición humanas;
  5. La igualdad de oporunidades;
  6. La accesibilidad;
  7. La igualdad entre el hombre y la mujer;
  8. El respeto a la evolución de las facultades de los niños y las niñas con discapacidad y de su derecho a preservar su identidad.

La lucha por la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad es todavía larga, pero gracias a organismos como la ONU y la ayuda de distintos colectivos que continúan sensibilizando a la sociedad, los logros que se pueden conseguir son de grandes dimensiones. El día Internacional de las Personas con Discapacidad se encarga de que no nos olvidemos de ello.