Cocinar es para muchos un arte, un placer. A los que les gusta colocarse entre fogones y experimentar con ingredientes, especias, aromas y sabores, saben perfectamente que una parte del secreto del éxito de sus creaciones se encuentra en las herramientas que se empleen. Por eso es básico contar con un buen juego de cuchillos de cocina como aliado para poder preparar los menús más deliciosos y con la mayor comodidad.

Son muchas las características que diferencian a los cuchillos de cocina: su material, su longitud de hoja, la forma que tienen, el acabado en punta o en roma… Hasta la forma de encajar el mango con la hoja tiene su importancia en el momento de darle uso.

El set mínimo de cuchillos de cocina que deben estar presentes en nuestra colección como mínimo es el siguiente:

–          Cuchillo patatero: su hoja suele medir unos 10 cm y es recta. Se emplea para pelar verduras y frutas a la vez que para trocearlas.

–          Cuchillo de Chef: su distintiva hoja curvada permiten la versatilidad en cuanto a la función de este cuchillo. Gracias a ello puede balancearse sobre la tabla para conseguir un corte más preciso cuando piquemos o cortemos. La medida de la hoja está entre los 20 y 25 cm.

–          Cuchillo jamonero: como su nombre indica, es el que se usa para cortar jamón y productos que se asemejen. Es largo y flexible, y la hoja con la que cuenta es recta. Puede medir entre 25 y 35 cm.

–          Cuchillo de deshuesarcuchillos de cocina colocados en madera: Tiene unos 15 cm de longitud y sirve para deshuesar tanto carnes como pescados. Se identifica por su hoja estrecha y de mayor flexibilidad.

Sin embargo, hay una gama mucho más amplia que tiene funcionalidades específicas, como podría ser el caso del cuchillo fabricado para cortar quesos o el cuchillo “lenguado” que se emplea para filetear.

Como comentábamos anteriormente, el material con que está fabricado el cuchillo también es de suma importancia. En este caso hablamos de cuchillos de acero inoxidable, que son el resultado de una aleación de hierro, cromo, níquel, vanadio y molibdeno, con sólo un pequeño porcentaje de carbono. El acero inoxidable es además muy resistente a la corrosión además de higiénico.

Con un set de cuchillos de cocina hechos de este material y con suficiente variedad como para poder satisfacer cualquier demanda podremos sentirnos como auténticos profesionales en la cocina. Contar con la ayuda de un cuchillo específico para cada uso, como por ejemplo uno para pelar verduras u otro para cortar pescado, es la base de la preparación de los mejores platos.

Algunos de estos utensilios permiten hasta cortar el pescado congelado. Por no hablar de los cuchillos que sirven para separar la carne del pollo o del pescado de la piel del propio animal, algo que a veces resulta muy costoso y que nos lleva a acabar destrozando la pieza de animal. Utilizando el cuchillo indicado para ello el resultado que obtendremos será sobresaliente.

Tampoco debemos descuidar la importancia del afilado de los cuchillos  de cocina ya que eso es lo que nos hará obtener unos resultados u otros. Por eso lo mejor es no jugársela y apostar por unas herramientas que se mantengan el mayor tiempo en unas condiciones de afilado óptimas.