Madrid cuenta con 26 cámara de semáforo o radares “foto-rojo” que cazan a los conductores cuando pisan el acelerador cuando el semáforo está en ámbar.

El gran tráfico acumulado en la capital española y la multitud de atascos ha propiciado que los conductores madrileños opten en algunos casos por cruzar los semáforos iluminados ya en ámbar, algo que les ha costado en muchos casos una multa por acabar cruzando el semáforo en rojo.

Los dispositivos encargados de vigilar este tipo de acciones son las cámaras de semáforo o radares foto-rojo, de las cuáles Madrid ya cuenta con 26 unidades repartidas por toda la ciudad.

El inicio de su funcionamiento surgió hace aproximadamente 10 años, pero es este año cuando se han intensificado los controles instalando nuevos dispositivos, los cuáles sumarán 9 cámaras más el próximo 26 de septiembre y otras 7 nuevas que están previstas para finales, de modo que es posible que a finales de año contemos con cerca de 42 cámaras radar repartidas por toda la ciudad. Su funcionamiento es muy sencillo, simplemente tienen que tomar una foto de todos los vehículos que crucen el semáforo en rojo.

.

 

A lo largo del año este tipo de sanciones se ha incrementado proporcionalmente, al incrementar el control desde enero de este año.

Teniendo en cuenta únicamente el pasado mes de febrero, que es cuando se instalaron las seis nuevas cámaras, el Ayuntamiento de Madrid sancionó a 124 conductores, y 46 en enero –el resultado es de casi el triple de sancionados-. Entre enero y mayo, por su parte, el incremento fue de 118% comparado con el mismo período del año anterior; es decir, tan solo en los primeros cinco meses de 2016 ya se ha superado la totalidad de las multas -cuya sanción es de 200 euros y la retirada de cuatro puntos del carnet al ser una falta grave- impuestas en 2015 por este motivo.

Las sanciones por rebasar un semáforo en rojo van acompañadas de dos fotografías como prueba, con el antes y el después de la línea de detención, en las que se debe distinguir la marca, el modelo, color del vehículo, la matrícula y el semáforo en fase roja (nunca se emiten sanciones con una de las fotografías en fase ámbar)

Entre las tres cámaras que más multas se han recaudado un total 5.462 multas en tan solo cuatro meses.

Entre tanta polémica, estos dispositivos se consideran ilegales ya que muchas de las imágenes que emiten no son claras. Estos dispositivos capturas cinco imágenes, con las que distinguen la marca, el modelo, el color del vehículo y la matrícula. Los peatones y ciclistas están excluidos. Según la Asociación de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) estos dispositivos son ilegales porque no están debidamente testados, ya que no siguen el mismo control que  el resto de radares y no están sometidos a un control metodológico. Además, en muchos casos el tiempo que tarda el semáforo en pasar de ámbar a rojo es muy reducido en algunos puntos.

Evita que te frían a multas con los avisadores y detectores de radar Angel Driver, los cuáles incluyen actualizaciones gratuitas donde están incluidos todos estos nuevos radares foto-rojo.

También te puede interesar: