Con la llegada del verano, los desplazamientos por carretera se multiplican. Salir de vacaciones o realizar una escapada de fin de semana, ya sea a la montaña o a la playa, siempre es una manera estupenda de desconectar y de aprovechar los días soleados. Ir en coche requiere igualmente una inversión económica en aspectos como gasolina o peaje, un gasto ineludible en cualquier salida. Sin embargo, para aquellos que quieran ahorrar en sus viajes por carretera, sólo hay un punto en el que pueden “recortar” en gastos: evitando las temidas multas.

Antes de salir de ruta en coche, lo primero que tenemos que hacer es ser previsores y realizar una puesta a punto a nuestro vehículo. Eso nos evitará problemas en el trayecto que, al estar lejos de casa y de nuestro taller habitual, nos pueden salir mucho más caros. Contar con un buen seguro es básico para no tener que desembolsar un dinero extra en pleno viaje. Las coberturas que éste incluya nos pueden ahorrar un buen dineral.

Nuestro comportamiento al volante es, básicamente, lo que nos puede evitar ser sancionados.  Debemos tener en cuenta que, además de los agentes desplazados por todos los puntos de las carreteras españolas, también estamos siendo vigilados por los radares. Los hay fijos, móviles y hasta por lo aires, con lo que cometer infracciones que pasen desapercibidas es algo casi imposible. No en vano, la Guardia Civil ha llevado a cabo una ardua tarea ajustando sus dispositivos radares para que funcionen a la perfección. No podemos olvidar que los márgenes de velocidad que se pueden sobrepasar también se han alterado: en vez de los 10km/h, ahora sólo podemos pasarnos en 7 km/h  en velocidades inferiores a los 100km/h. Si vamos más rápidos, sólo podremos apretar el acelerador un 7% más del límite establecido. ¡Ojo, que no se te vaya el pie!

Y es que aunque nos vayamos de vacaciones y nos sintamos más relajados, la DGT y los agentes de tráfico no se toman un respiro. Si las multas han ido en aumento en los últimos años ya que cada vez la normativa es menos laxa al respecto, lo mejor que podemos hacer es respetar todo aquello que está prohibido. Recuerda que las infracciones por correr demasiado ya aumentaron en un 21% en el año 2013, aunque las que se refieren a llevar el cinturón de seguridad o a ir bebidos al volante han disminuido notablemente. Las campañas de seguridad vial en este sentido han calado hondo en los conductores.

También hay sanciones que, por ridículas que nos parezcan, son legales, con lo que es mejor que nos abstengamos de desarrollar determinados comportamientos frente al volante. ¿Sabes que comer, beber o maquillarte al volante puede ser penalizado? Los agentes pueden argumentar que ni tus manos están sobre el volante y que tu atención está puesta en otro punto que no es la carretera. Cúrate en salud y, o sales maquillada de casa, o detienes tu vehículo para hacerlo.

Tampoco vale la pena que una multa te amargue tu viaje por un motivo tan absurdo como ser un poco sucio. Limpia bien la matrícula para que los policías no puedan alegar que es ilegible, y las colillas de los cigarros déjalas en el cenicero de tu coche. ¡No arrojes nada por la ventanilla o te multarán! Entre las sanciones más tontas, incluimos tocar el claxon sin motivo o encender las luces cuando no es necesario.

Por último, no olvides equiparte bien: lleva los papeles en regla y todo el equipo necesario y obligatorio (triángulos, chaleco reflectante…) para salir del paso en caso de accidente. No acarrear con ello te puede costar caro.

En Publipunto le ayudamos a conducir de forma segura y cómoda ofreciéndoles descuentos sobre artículos para la conducción y avisándole de las zonas donde están situados los radares cerca. Visítenos y conozca más sobre el avisador de radares Angel Driver F10 y el detector de radares F18. ¡Emprenda equipado su viaje!

También le puede interesar: