Este invierno atípico nos ha dejado temporales de viento, lluvia o nieve, afectando a la conducción. El viento, debido a su impredecibilidad, es uno de los fenómenos más complicados a los que enfrentarse estando al volante, tal es así , que la DGT advierte que el 5% de los accidentes causados por el mal tiempo son provocados por las fuertes rachas de viento.

El viento no sólo es incómodo sino que puede llegar a ser muy peligroso si nos encontramos con rachas fuertes. Los adelantamientos a vehículos voluminosos, los puentes que están desprotegidos y las salidas de los túneles son algunos de los momentos más delicados si llevamos al viento como compañero de viaje.

Otra posibilidad es que el viento golpee a empujones, lo que resulta más peligroso, ya que se presenta a rachas, por sorpresa y puede desestabilizar tu vehículo e incluso sacarte de la carretera.

No hacer movimientos bruscos con el volante para evitar bandazos, sujetar el volante firme con ambas manos y ofrecer con él la suficiente resistencia contra el viento para mantenerte en tu carril y aumentar las distancias de seguridad son algunos de los consejos a seguir.

¿Qué debes hacer para evitarlo? A continuación te ofrecemos una serie de recomendaciones importantes para que los días de viento no estén reñidos con la máxima seguridad al volante.

#1 Presta atención a la dirección del viento:

Si notas que al vehículo le cuesta avanzar más de lo normal es que el aire viene de frente, por el contrario, si lo encuentras más ligero es que el viento procede de la parte de atrás. Para reconocer la dirección del viento puedes observar la vegetación, los árboles y las mangas de viento para comprobar la dirección del viento y su intensidad.

#2 Reduce la velocidad:

Las fuertes ráfagas de viento pueden hacer que el coche se desvíe de su trayectoria. La DGT recomienda reducir la velocidad para estar seguro de que controlas el vehículo, emplear una marcha más corta para que el motor responda mejor y hacer uso de un alto régimen de revoluciones en el motor para mantener mejor la trayectoria del vehículo  y que éste agarre mejor al asfalto.

#3 Circular por el centro del carril:

Si conducimos colocados en uno de los extremos del carril, una ráfaga inesperada podría hacernos invadir el carril contrario o acabar en la cuneta. También hay que tener especial cuidado en las carreteras secundarias, ya que al ser más estrechas, restan la capacidad de reaccionar al volante.

#4 Efecto pantalla:

El efecto pantalla se produce cuando un vehículo está adelantando a otro más grande con fuertes ráfagas de aire lateral y el viento cesa de forma repentina, provocando que se pierda ligeramente el control de la dirección del coche, sobretodo se produce cuando el viento viene desde la izquierda, el empuje se interrumpe al cruzarte con otro vehículo y tu coche tiende a desplazarse primero hacia ese lado y, bruscamente, hacia la derecha. Si viene de la derecha y adelantas a un vehículo voluminoso sufrirás el llamado efecto ‘pantalla’ al llegar a su altura y rebasarlo.

efecto-pantall

En este caso, lo que podemos hacer es:

  • Colocar las ruedas del vehículo apuntando hacia la dirección del viento, realizando giros de volante muy cortos y retomar cuanto antes la trayectoria corriente.
  • Reduce ligeramente la velocidad.
  • Agarra con firmeza el volante para evitar movimientos bruscos.

#5 Presenta atención en los túneles y puentes:

Hay que tener  en cuenta que al entrar en un túnel la fuerza del viento que empujaba al vehículo cesa, pero éste al salir, regresa con una dirección y una intensidad distintas a la que había antes de entrar en el paso subterráneo. Por ello, en este tipo de vías, tanto túneles o viaductos, se recomienda extremar la precaución debido a que éstos suelen estar desprotegidos del viento, ya sea continuo o a ráfagas.

#6 Cuidado con los vehículos pesados:

Los camiones, camionetas, autobuses, vehículos con remolque u otros vehículos pesados suponen un riesgo adicional cuando se conduce con viento, ya que su gran peso hacen que puedan perder el equilibrio con más facilidad. Por ello, en cada adelantamiento se recomienda realizarlo con el mayor espacio posible.

#7 Controla la presión de los neumáticos:

Revisar la presión de los neumáticos es muy importante cuando se va a coger el coche para favorecer el punto de unión entre el vehículo y la carretera.

#8 Conducción con moto:

Las fuertes rachas de viento no solo son peligrosas para los coches, también suponen un problema para los motoristas, por ello para circular con moto durante fuertes ráfagas de viento ten en cuenta:

  • Si el viento viene de frente, lo recomendable es esconderse bajo la cúpula de la moto, agachando el torso y la cabeza para impedir que el aire impacte con el cuerpo.
  • Si el viento es lateral, además de tomar la posición anterior, se aconseja inclinar ligeramente la cabeza y los hombros hacia el lado donde procede el aire y así compensar la fuerza de éste e intentar mantener la moto recta.
  • Utiliza una o dos marchas menos respecto a cómo se circularía un día sin viento, de este modo la moto conseguirá mayor potencia en la carretera.

Descubre las últimas novedades del motor en la selección Publipunto y en Angel Driver. Te esperan los mejores precios y envíos gratis a partir de 100€. Forma parte del Club Publipunto y comienza a acumular puntos y ventajas.

También te puede interesar: