Mantener el sistema de frenos en condiciones adecuadas es fundamental por tu seguridad y la del resto de vehículos de la vía. Su condición influye en la potencia de frenado y la distancia de frenado. Cuanto menor sea, mejor, pero también influyen otros elementos como los neumáticos, la presión, los amortiguadores y la suspensión, el estado del arcén, la carga que lleve el vehículo… y la capacidad de reacción del conductor.

Al hablar de frenos tenemos que tener en cuenta varios elementos, como:

  • Pastillas:

En los coches, las pastillas de freno están situadas en una pinza de freno que aprieta el disco cuando el vehículo está en movimiento con el objetivo de frenarlo. A medida que la pastilla va rozando el disco se va desgastando poco a poco, por lo que hay que revisarlo cada cierto tiempo.

  • Frenos delanteros:

Son los que más hay que vigilar porque soportan la mayor parte de frenado. Su durabilidad suele estar entre los 30.000 y 45.000 km.

  • Frenos traseros:

Al no soportar el peso de la detención por inercia, son más pequeños y se desgastan menos. Pueden llegar a durar hasta el doble o el triple que los anteriores, aunque es recomendable cambiarlos a los 65.000 km.

Lo normal es que el coche te avise con algún tipo de testigo de que es momento de cambiarlos. Si tu coche no tiene dispositivo de aviso, el estado de las pastillas se puede comprobar mirando el líquido de frenos: a medida que las pastillas se desgastan se reduce el nivel del depósito del líquido de frenos. Esto solo es un indicativo, ya que la reducción del líquido de frenos también puede advertir de otros problemas. También lo puedes comprobar revisando el grosos a través de las llantas.

  • Discos de freno:

Todos los coches tienen un sistema de frenado de disco que soporta temperaturas muy altas cuando las pastillas de freno frotan en los discos. La cifra aproximada es de 60.000 km para el cambio de discos, aunque varía según el estilo de conducción.

La fricción de la pastilla también desgasta los discos. Un disco gastado o rayado, aunque cuente con pastillas nuevas no acopla bien y la frenada no tiene la eficacia que debería. Esto se puede detectar si, a pesar de cambiar las pastillas, el conductor siente vibraciones y ruidos en la parada.

  • Líquido de frenos:

El líquido de frenos es un fluido hidráulico encargado de transmitir  la fuerza que ejerce el conductor sobre el pedal de freno a los cilindros de freno en las ruedas del coche. Soporta temperaturas muy altas, generado por el rozamiento de las pastillas y los discos, así como las presiones del circuito. Los fabricantes aconsejan cambiarlo cada dos años y omprobar su estado de forma anual.

Tener un buen  líquido es importante porque protege otros elementos del sistema de frenado como la bomba de freno, los bombines de los frenos traseros y los latiguillos. Los talleres mecánicos tienen un medidor para el líquido de frenos que les permite saber la temperatura de ebullición, ya que el líquido se deteriora con el tiempo y pierde capacidad para soportar temperaturas elevadas.

  • Tambores y zapatas:

En ellos la fricción se produce por un par de zapatas que presionan contra la superficie interior de un tambor giratorio que está conectado al eje o rueda. Se sustituyeron por los frenos de disco porque éstos tienen mayor capacidad para disipar las altas temperaturas. La ventaja es el sistema contra proyecciones de barro o agua, por lo que son idóneos para condiciones de lluvia o nieve así como en caminos y carreteras secundarias.

En la actualidad los frenos de tambor los suelen llevar los coches de gama baja en las ruedas traseras porque son más baratos y aquellos vehículos de gran tonelaje como camiones.

  • Otros componentes:

Otros elementos que se aconseja revisar para mantener el buen estado de los frenos son:

Los latiguillos de freno son unas pequeñas turbinas que conducen el líquido a las pinzas, así transmiten la presión del circuito. Son de goma y acarrean un líquido muy corrosivo que hay que vigilar para evitar que se agrieten o sufran pérdidas de líquido o presión.

Hay otros mecanismos del sistema de frenado  que hay que revisar de forma periódica, como el bloqueo ABS, el servofreno de emergencia, el sistema de frenado multicolisión.

 

Conduce con seguridad y evita que te frían a multas con el avisador de radares Angel Driver F10, el dispositivo antiradar más fiable y preciso del mercado.

También te puede interesar: