Durante esta época del año es muy frecuente amanecer con bancos de niebla, algo que reduce notablemente la visibilidad al volante, por eso es importante tomar precauciones cuando estamos en el coche y nos topemos con este fenómeno atmosférico.

Este fenómeno meteorológico suele aparecer por la mañana o por la tarde y suele ser más frecuente en las zonas costeras y zonas cercanas a lagos o ríos.

En estas condiciones, tanto si la niebla es espesa como leve, es tan importante ver cómo ser visto. Por ello desde el primer momento tenemos que encender las luces antiniebla y adaptar la velocidad a la distancia sobre la que se tiene control y visibilidad para permitirnos frenar a tiempo ante cualquier incidencia.

Uno de los mayores peligros que tiene la niebla es que a menudo los conductores tienden a conducir con la misma confianza que en un día normal, y no debe ser así, ya que con niebla:

  • Se reduce la visilidad
  • Se multiplican las posibilidades de accidente
  • La calzada está húmeda y más deslizante, por lo que se necesita más distancia de frenado. Si además hay bajas temperaturas, hay que tener en cuenta que se pueden formar placas de hielo.

En situaciones de niebla se requiere:

1 Mayor concentración al volante.

2. Dado que la visibilidad se reduce, hay que aumentar la distancia de seguridad con los vehículos que nos preceden.

3. Como hay más humedad en el ambiente, ésta tiende a concentrarse en el parabrisas, por lo que se hace más difícil ver. Para mejorar nuestra visión hay que ajustar el desempañador y la rapidez del parabrisas lo necesario.

4. No debemos utilizar las luces largas porque rebotan en la niebla y producen un efecto espejo. En su lugar se recomienda utilizar los faros antinieblas, estas luces dirigen la luz hacia abajo y son de color transparente o de color amarillo (las luces de conducción por lo general tienen lentes claros). El haz de luz es más ancho y plano, para estar más cerca de la superficie de la carretera y reducir al mínimo la reflexión, y más ancho para iluminar mejor las partes de la calzada (barandillas, líneas pintadas en la calzada…). Las luces de posición no hay que apagarlas, ya que ayudan a hacer que tu vehículo sea más visible para los demás conductores.

5. Si no dispones de luces antiniebla, utiliza las luces bajas hasta que la niebla pierda densidad.

6. No cambies de carril. Hay una tendencia natural a cambiar de carril o ir por el medio de la carretera cuando la visibilidad se reduce. En estas condiciones, asegúrate de mantenerte en tu carril.

7. Si no tienes nada de visibilidad detende en la orilla de la carretera, con las luces de emergencia encendidas para alertar al resto de conductores de tu presencia.

8. Adapta la velocidad a las condiciones de la vía, aunque conozcamos el camino. Una vez atravesado el banco de niebla y recuperada la visibilidad hay que apagar las luces antiniebla para no afectar al resto de conductores

9. Utiliza el borde derecho de la vía como guía, esto puede ayudarte a encontrar tráfico en dirección contraria o ser cegado por los faros que se aproximan.

10. Pide ayuda a tus pasajeros para que presten atención a los coches que se acercan y a los obstáculos del camino.

Descubre las últimas novedades del motor en la selección Publipunto y en Angel Driver. Te esperan los mejores precios y envíos gratis a partir de 100€. Forma parte del Club Publipunto y comienza a acumular puntos y ventajas.

También te puede interesar: