Las carreteras secundarias son las más peligrosas de toda la red de carreteras españolas porque es en ellas donde más muertes de tráfico se producen. Según las estadísticas, dos de cada tres fallecidos que se producen en las carreteras interurbanas se producen en estas vías o en vías convencionales. Además hay que tener en cuenta que en caso de accidente, las lesiones serán más graves e influye también la antigüedad del vehículo.

De un total de 166.000 kilómetros de vías interurbanas de la red de carreteras del Estado, 149.000 corresponden a carreteras secundarias, y éstas últimas cuentan con 1.331 tramos peligrosos detectados por la Dirección General de Tráfico.

Las autopistas o autovías son las más seguras, pero no siempre unen todos los destinos de España como pueblos, zonas de montaña, zonas costeras,…

¿Sabes por qué las carreteras secundarias se consideran más peligrosas?

En primer lugar, se consideran así porque no están despobladas, es decir, tienen un carril por cada sentido de circulación y esto dificulta la circulación fluida y la seguridad. El mayor peligro existe en los adelantamientos, ya que nos obliga a invadir el carril en sentido contrario y nos arriesgamos a sufrir colisiones frontales, uno de los accidentes más frecuentes en este tipo de carreteras junto a las salidas de vía.

Estas carreteras también tienen incorporaciones e inserciones al mismo nivel, lo que aumenta el riesgo de colisión. Además muchas de estas carreteras están en peor estado por su antigüedad  y presentan el asfalto más deteriorado y una señalización en malas condiciones.

Otro motivo que condiciona una mayor accidentalidad son las carreteras estrechas, con curvas y mala visibilidad que ocurre en muchos puntos montañosos.

¿Cómo podríamos aumentar la seguridad de las carreteras secundarias?

El factor humano también influye en un 90% en los accidentes de tráfico, por lo que si está en nuestra mano  mejorar la seguridad cuando circulamos en las carreteras secundarias debemos hacer hincapié en ello.

  • Velocidad de circulación. En función del tipo de carretera, una carretera secundaria con arcén pavimentado de al menos 1,50 metros de anchura o más de un carril para alguno de los sentidos de circulación, para turismos y motocicletas la velocidad está limitada a 100 km/h. En el resto de carreteras convencionales fuera de los poblados el límite está en 90 km/h pero puedes encontrar una velocidad menor. Las multas por no respetar los límites están entre los 100 y 600 euros con retirada de hasta seis puntos del carné de conducir. En estas carreteras hay que tener especial cuidado porque puedes encontrar vehículos circulando a muy baja velocidad como tractores, ciclomotores, cuatriciclos…

 

  • Precaución en los adelantamientos. Hay que tener en cuenta que la maniobra ha de realizarse con seguridad. Para ello hay que calcular bien la distancia de seguridad, la velocidad y el tiempo que necesitas para ocupar el carril contrario el menor tiempo posible. Una vez que hayas valorado la situación, antes de adelantar avisa con antelación de la maniobra que vas a realizar y hazla con decisión  y sin aproximarte demasiado a los vehículos que te preceden. La sanción por realizar un adelantamiento con riesgo o en una zona prohibida es de 200 euros y la retirada de al menos 4 puntos del carné de conducir.

 

  • Respeta la distancia de seguridad para permitir que otros vehículos te adelanten con seguridad y dispongas de más espacio para reaccionar ante la necesidad de realizar una frenada de emergencia. La distancia de seguridad es fundamental en cualquier carretera, pero aún más en las carreteras secundarias donde en caso de improviso no hay muchas salidas “para escapar”.

 

  • Circula próximo al carril derecho. Si circulas próximo al carril derecho facilitarás la visibilidad a los conductores que circulan detrás y facilitarás sus maniobras de adelantamiento. También favorecerás la visibilidad de los conductores que circulan en sentido contrario.

 

  • Cuidado con peatones, ciclistas o animales. Es frecuente encontrar peatones caminando por una carretera urbana o ciclistas, sobre todo con buen tiempo. Respeta la distancia de seguridad de al menos 1,50 metros cuando circules a su lado y sobre todo, reduce la velocidad para no asustarles o hacerles perder el equilibrio. En estas vías no es extraño que te cruces con algún animal de caza o doméstico. ¡Mantén los ojos abiertos!

 

  • Luz de cruce durante el día. No es obligatorio hacerlo, pero si recomendable por la DGT para mejorar nuestra seguridad cuando circulamos por carreteras secundarias. No molesta y puede evitar accidentes. Si vas a circular de noche comprueba que todo el sistema de iluminación del coche funciona correctamente. Es igual de importante ver que hacerse ver.

 

  • Concentración 100%. Cuando conducimos es fundamental hacerlo concentrados, descansados y evitar distracciones. Te ayudará a evitar accidentes, o al menos, a reaccionar con antelación. Si conduces mirando a lo lejos podrás anticipar posibles peligros.

Nuestra recomendación es que evites en la medida que te sea posible las carreteras secundarias, pero cuando no lo puedas evitar, esperamos que estas recomendaciones te sean útiles.

Conduce con seguridad y evita que te frían a multas con el avisador de radares Angel Driver F10, el dispositivo antiradar más fiable y preciso del mercado.

También te puede interesar: