Cuando hablamos de proteger la piel lo primero que nos viene a la cabeza son las cremas solares y la acción de los rayos ultravioleta sobre nuestra dermis.  Pero no debemos olvidar que el frío y las bajas temperaturas, así como las inclemencias meteorológicas propias del invierno, también afectan a la piel y pueden perjudicarla en gran medida. Por eso siempre debemos echar mano de productos de belleza específicos para el cuidado y protección de la piel cuando hace frío.

Es evidente que gracias a la ropa de abrigo son pocas las partes de nuestro cuerpo que quedan al descubierto cuando salimos a la calle. Así pues, las zonas que mayor protección extra deben recibir son la cara y las manos, ya que son las que reciben directamente el impacto del viento y las consecuencias de las temperaturas mínimas. Un serum reafirmante e hidratante como el de Caviar Aldem. El caviar contiene aminoácidos esenciales que le otorgan un gran poder reparador. Tiene también propiedades nutritivas y reestructurantes que estimulan la síntesis del colágeno y dan firmeza a la piel. El resultado deja una dermis tersa, brillante y protegida de la acción de los radicales libres y del envejecimiento.

En la cara es especialmente importante hidratar y cuidar la piel de los labios, mucho más fina y sensible que la del resto del rostro. Muchas personas tienen tendencia a la aparición de grietas y pielecillas, que en ocasiones pueden acabar en heridas sangrantes, en la zona citada. Un bálsamo labial con Aceite de Oliva Ozonizado Ozolive, que además incluye protección solar de factor medio, sería idónea cuidar la piel de los labios. De esta gama de productos también se puede disfrutar de la crema específica para manos o del champú que cuida el cuero cabelludo.

¿Qué ocurre si las mujeres van maquilladas? ¿Es necesaria una crema de rostro? La respuesta es que sí. A pesar de los productos que se apliquen para embellecer su rostro, es esencial que antes de nada se echen una crema (o base de maquillaje) con fotoprotector. Muchas personas no tienen en cuenta que los rayos del sol inciden de igual manera en invierno, aunque esté nublado. Es más, muchas quemaduras de la piel se producen en la nieve o en la montaña, donde el sol tiene una incidencia superior que en plena ciudad. Por tanto, las cremas no pueden faltar para evitar manchas, sequedad, que se nos pele la cara o que nos aparezcan arrugas prematuras. No debemos olvidar además que las pieles secas y finas son las más sensibles en estas circunstancias, así que son las que mayor atención deben recibir. La crema de Argán, por ejemplo, es excelente para el tratamiento diario porque favorece la oxigenación celular, aportando elasticidad y protección frente a las agresiones externas. Ayuda además a minimizar los efectos  de irritaciones cutáneas, estrías, acné o eczema.

Y es que la falta de cuidado de la piel del rostro, cuello y pecho puede hacer que envejezca más rápidamente y que acabe teniendo un aspecto apagado y sin vitalidad. Fórmulas magistrales como la crema de Bayas de Goji ayudan a retrasar el daño del ADN de la piel y potencian su reestructuración. Los índices vitamínicos que contienen son beneficiosos para el organismo y reducen el efecto de los radicales libres ocasionados por el estrés.

La sequedad suele acusar especialmente a una parte del cuerpo que cubrimos poco y que está en constante movimiento: las manos. Podemos llevars guantes pero es preciso prestarles atención para evitar que se nos agrieten y acaben con heridas semejantes a cortes. La crema de manos debería ser un indispensable en nuestra bolsa, aunque si adquirimos el hábito de aplicárnosla una vez al día, por ejemplo antes de dormir, estaremos actuando con anticipo para frenar la acción negativa del frío sobre ellas. Uno de los productos más populares para ello es la crema de Baba de Caracol cuyo uso continuado mantendrá la piel hidratada, tersa y lisa. Uno de sus componentes es la alantoína, una sustancia con propiedades cicatrizantes y regenerativas. Y por si fuera poco, el ácido hialurónico que contiene actúa como barrera contra los agentes infecciosos del exterior. Otras cremas que incorporan miel y limón, caléndula o laurel también son idóneas para aplicar sobre las manos y dedos.

Pero no solo la exposición directa al frío es la que puede afectar de mala manera a la parte externa de nuestro cuerpo. Las calefacciones, por ejemplo, son un enemigo desconocido para muchos. Producen que el ambiente se seque en exceso y eso incide en la piel, haciendo que se descame y hasta que se irrite. Por eso hay que hidratarla bien con los productos específicos para protección del frío y con cremas de calidad como las que contienen oro. La crema de Oro Gold Essence contiene ácido hialurónico, coenzima Q-10, calcio y retinol, que son principios activos ideales para regenerar, hidratar y combatir el paso del tiempo. Muchas personas no saben que el oro en uso tópico ayuda a regenerar y a estimular la capacidad celular contra los radicales libres, teniendo una acción anti edad. Está indicada para todo tipo de pieles pero especialmente para las maduras, es unisex y además posee un suave perfume que la hace aún más agradable.

Ahora en Publipuntoconseguirás puntos descuentos para canjear en futuras compras. ¡Infórmate en el Club Publipunto! Te esperan los mejores precios y ofertas en bellezahogarsaludmotorregalos

También te puede interesar: