La cavitación ha demostrado ser un tratamiento efectivo para remodelar el cuerpo y eliminar las acumulaciones de grasa responsable, entre otras cosas, de la aparición de la celulitis. Por suerte, podemos contar con aparatos de cavitación domésticos que nos permitirán aplicarnos las ondas de ultrafrecuencia sin necesidad de acudir a un centro. Sin embargo, antes de lanzarnos al mundo de la cavitación en casa debemos tener claros unos consejos que nos ayudarán a que los resultados finales sean óptimos.

La cavitación es un tratamiento no invasivo e indoloro que se basa en la aplicación de ultrasonidos que se encargan de romper el tejido adiposo que nos hace acumular la grasa. En zonas localizadas como la cadera, el abdomen, los muslos o las nalgas, los resultados son efectivos y visibles, pudiendo llegar a reducir bastantes centímetros con unas pocas aplicaciones. Aunque los efectos son bastante inmediatos, la rapidez con la que podamos percibirlos también dependerá de variantes del individuo, como la dieta que siga, el ejercicio que haga, su edad, su tipo de metabolismo y hasta sus procesos hormonales.

El ejercicio es algo indispensable para cualquier persona que esté sometiéndose a sesiones de cavitación. Durante las dos primeras semanas de tratamiento, deberemos realizar unos 30 minutos diarios de cardio. También habrá que modificar la dieta, dejando de lado el alcohol y las comidas grasas, y bebiendo además muchísima agua. También sirven caldos e infusiones, muy importantes sobre todo después de la sesión de ultrasonidos.  Olvídate del pan blanco y opta siempre por el integral. Siguiendo estas pautas,  lograremos eliminar mejor los restos de grasa por la orina.

Antes de empezar a someternos a las sesiones deberemos medir el contorno de las zonas a tratar para poder calcular los progresos. Es muy importante contar con un gel especial para los ultrasonidos para que la piel no se nos queme por la intensidad del láser, como el gel 100% de aloe vera. De no aplicarlo, correremos el riesgo de que nos aparezcan moratones. Y es que las sesiones de cavitación pueden dejarnos algunos efectos leves como enrojecimiento en la piel que desaparecerá en un par de horas. Los zumbidos en los oídos a causa de las ondas de sonido y la sensación de calor, provocada por las energías producidas a partir de las células grasas que se rompen, también son algo que se puede dar pero por lo que no nos debemos preocupar.

Lo ideal antes de someternos a cavitación es consultar con un médico para que nos diga si podemos. Además, hay que conocer bien cómo aplicar la técnica. Por ejemplo, si nos pasamos de potencia en la frecuencia utilizada podríamos  sentir molestias durante la aplicación. Para que las aplicaciones sean efectivas, también debemos asegurarnos de mantener por lo menos durante un segundo el cabezal del aparato sobre la zona a tratar.

Siguiendo estos consejos y en un plazo máximo de 6 a 12 semanas, gracias a la cavitación en casa podremos notar cómo nuestra silueta se ha ido remodelando por medio de los ultrasonidos. Un poco de ejercicio, una dieta sana y la ingesta de líquidos serán los tres puntos extra que nos ayudarán a tener unos resultados estupendos en nuestra piel.

Modela tu cuerpo con garantías desde casa a precios irresistibles. Descubre en Publipunto más artículos que mejoran tu salud y bienestar además de conseguir puntos descuentos para canjear en futuras compras. ¡Infórmate en el Club Publipunto! Te esperan los mejores precios y ofertas en bellezahogarsaludmotorregalos con gastos de envío gratispara pedidos superiores a 100€.

También te puede interesar: