Cabello difícil de peinar.

El cabello rebelde es un concepto muy usado en los anuncios de televisión que pretenden vendernos productos suavizantes y mascarillas de sedosidad infinita. Pero muy pocos saben lo que en realidad significa tener un cabello rebelde, difícil de controlar e imposible de peinar. Y a pesar de que parezca un problema estético, los casos de personas con este tipo de cabelleras obedecen a un síndrome médico benigno, pero muy molesto para el afectado. Se trata del Pili trianguli et canaliculi.

Esta afectación es de origen genético y afecta a un estrato de la población muy reducido. De hecho, los especialistas afirman encontrarse con pocos casos de este tipo a lo largo de su carrera, uno cada 15 años por lo general. Es una enfermedad rara de prevalencia desconocida para la que no hay cura, ya que es benigna y no reviste peligro, y que hace muy difícil el día a día de quien lo sufre.

Esta patología capilar tiende a aparecer en niños de entre 3 meses y 12 años de edad. Estéticamente, el pelo es de tonalidad rubia tirando a plateada o castaña clara, y aspecto se asemeja al de una maraña. ¿Por qué? Porque el pelo crece en distintas direcciones, de forma desordenada y entrelazándose los pelos entre sí. A eso hay que añadir la falta de nutrientes que otorgan a este tipo de melenas un aspecto de sequedad que dificulta aún más su peinado, una tarea casi imposible. Muchos especialistas en la materia describen su aspecto como el de alambres.

Esta anomalía relacionada con la estructura del pelo se incluye dentro de las displasias pilosas. ¿Qué tiene de diferente este pelo al del resto de cabellos? La peculiaridad se observa al cortar uno de estos cabellos y observarlo de forma microscópica. Un cabello sano mostrará unas formas en el tallo piloso comunes en cada tipo de melena. Por ejemplo, las personas con el pelo liso lo tendrán de forma ovalada mientras que las de pelo rizado de forma aplanada. Los orientales, por su parte, lo mostrarán de forma cilíndrica por una cuestión de herencia racial. En el caso de los cabellos con la displasia mencionada, el tallo piloso será o cuadrado o de forma triangular, algo que imposibilita que sea moldeado o controlado.

Como apuntábamos, poco se sabe de por qué de esta mutación genética que puede aparecer en niños cuyos padres y abuelos tengan un pelo normal.  Por ello se está investigando sobre el tema en la Universidad de Bonn, para determinar cuál es el origen de esta problemática asociada al pelo. La primera vez que se detectó este síndrome y se hizo constar su existencia fue en 1973, y recibió el nombre de “cabello impeinable”. Ese mismo año se dio otro caso, pero esta vez en Nueva York en vez de en Francia, y recibió el nombre de “cabello de fibra de vidrio”.

¿Qué hacer si nuestro hijo padece este problema? Como ya comentábamos, no existe cura más sin embargo sí que se pueden seguir unas directrices que ayuden a hacer del pelo algo más manejable. Es evidente que habrá que emplear en gran medida champús y mascarillas que ayuden al desenredo, así como productos específicos no irritantes. El doctor Alejandro Novoa, quien describía un caso en un paciente de 4 años, recomienda el uso de champús con cinc, un ingrediente antibacteriano y antifúngico. Por el momento poco más se puede hacer más que armarse de paciencia y utilizar productos que mimen y suavicen nuestro pelo.

Ahora en Publipuntoconseguirás puntos descuentos para canjear en futuras compras. ¡Infórmate en el Club Publipunto! Te esperan los mejores precios y ofertas en bellezahogarsaludmotorregalos Con gastos de envío gratis para pedidos superiores a 100€.

También te puede interesar:

1 Comentario

  1. Ante todo tenemos que usar productos para evitar nudos y encrespamientos. Solamente con eso llegaremos muy lejos. Después hay que escuchar al cabello y elegir la manera que más natural resulte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*