Tener brillos en la piel es una de las mayores pesadillas cosméticas de las mujeres. Además de un efecto sudoración excesiva, los brillos no hacen más que destacar las partes más grasas de nuestro rostro, dando una sensación antihigiénica que resulta de todo menos atractiva. A continuación te contamos algunos trucos para evitar que tu cara brille como si fuese reflectante.

Hay que saber que los brillos no sólo aparecen en las pieles grasas. Personas con la tez mixta o seca pueden ver como la denominada “zona de la T” (frente, nariz y boca) se ve afectada por esta problemática que en algunas ocasiones acaba por destacar granitos, puntos negros y otras imperfecciones. Esto se produce por una acumulación de grasa puntual  que, con una correcta rutina de limpieza, se puede no sólo tratar sino frenar de raíz.

La cara debe limpiarse tanto por la mañana como por la noche, sobre todo si acusamos problemas de acumulación de grasa. Hay personas con más tendencia a ello ya sea por cuestiones hormonales o por los alimentos que consumen. Cuando no limpiamos el rostro como es debido, la grasa se acumula en los poros, los enquista y propicia la aparición de granitos y espinillas. Los productos elegidos para llevar a cabo nuestra higiene facial han de ser de textura ligera y nunca oleosos. Al final del proceso, es recomendable aplicar un tónico astringente para eliminar los posibles restos de suciedad que queden en la cara y para que la piel recupere su equilibrio natural.

Otro tratamiento que no podemos olvidar es la exfoliación. Conseguiremos eliminar impurezas y frenar la proliferación de bacterias que aumenten la producción de sebo en la piel y, en consecuencia, fomenten la aparición de los brillos. Este tratamiento de limpieza intensiva se dará por finalizado tras la aplicación de agua termal en el rostro para calmar. También puede optarse por extender un poco de crema hidratante para la reparación de la piel.

Si somos de las personas con tendencia a tener brillos, debemos ser cuidadosos a la hora de elegir productos de maquillaje. Hay que apostar por texturas fluidas y sin aceites, intentando siempre que la formulación de la base que empleemos sea de origen natural. A la hora de aplicarla, olvídate de los dedos y usa una brocha o una eponjita. Nunca debe fallar la aplicación de polvos compactos matificantes aplicados concretamente sobre la zona de la cara que acumule los brillos. Si aún así seguimos destilando sebo, podemos emplear unas láminas absorbentes que mantienen el maquillaje impoluto y eliminan el exceso de grasa.

Ahora en Publipunto conseguirás puntos descuentos para canjear en futuras compras. ¡Infórmate en el Club Publipunto! Te esperan los mejores precios y ofertas en bellezahogarsaludmotorregalos,

Ahora en Publipuntoconseguirás puntos descuentos para canjear en futuras compras. ¡Infórmate en el Club Publipunto! Te esperan los mejores precios y ofertas en bellezahogarsaludmotorregalos, etc con gastos de envío gratis para pedidos superiores a 100€.

También te puede interesar: