Hay comportamientos que, a pesar de estar penados y sancionados con altas multas económicas, son difíciles de corregir. Eso es lo que ocurre con superar los límites de velocidad establecidos en carretera. La velocidad sigue siendo uno de nuestros puntos débiles cuando conducimos, a pesar de la incorporación extendida de dispositivos como avisadores de radares.Radar coche

Y es que los radares son los verdaderos vigilantes en cuanto a velocidad en carretera se refiere. El peso de controlar que se respetan los márgenes marcados por la ley ha ido cayendo cada vez más en estos artilugios colocados estratégicamente por las vías del territorio español.

Recientemente ha sido publicado un informe que constata un aumento considerable de las multas de tráfico a causa de exceso de velocidad. Concretamente en la provincia de Burgos, en el 2013 se interpusieron un 10% más de sanciones a razón de esta causa con respecto al año anterior.

Uno de los motivos a los que achacar este incremento de penalizaciones es la disminución de los márgenes que los radares conceden a los conductores.  El límite máximo de velocidad en las autovías es de 120 kilómetros por hora y para ser multado, en la actualidad, basta con alcanzar los 131km/h.

En 2012 la Dirección General de Tráfico mantenía unos márgenes más amplios que incluso llegaban a permitir los 140km/h. Incluso algunos de los radares podían calibrarse en función de las circunstancias de la circulación de un tramo determinado. Sin embargo, el año pasado se supervisó ese umbral de tolerancia y se estableció el mismo que está programado en los radares fijos. ¿El resultado? Un esperado y lógico aumento de las sanciones por exceso de velocidad.

Las infracciones por correr demasiado al volante en 2013 han representado un 21% más que las del año anterior, suponiendo además un crecimiento del 9,4% de las sanciones totales a los conductores. A pesar de esto, podemos hablar de resultados satisfactorios porque las multas por otros motivos como alcoholemia o la falta de colocación del cinturón de seguridad han disminuido en gran medida.

Con este informe se desprende que la concienciación en cuanto a algunos peligros en carretera está bien lograda mientras que el tema de la velocidad nos cuesta más de asumir. Dejar de pisar el acelerador es una tarea que nos sigue costando, así que una de las mejores maneras de concienciarnos de la necesidad de cambiar ese hábito es el uso de avisadores de radares.

Un avisador de radar es un artilugio que, como su nombre indica, avisa a través de mensajes de texto y de voz de la presencia de radares fijos, ocultos y tramos de velocidad limitada. También advierte de otros aspectos como puntos negros, zonas escolares, etc. El dispositivo contiene una base de datos de radares que se puede ir actualizando en la página web que se incluye en la guía del usuario.

De esta forma podremos evitar las multas de tráfico por correr demasiado a la vez que iremos adquiriendo la costumbre de reducir la rapidez con la que manejamos nuestro vehículo. Nuestra seguridad es lo primero, y eso es algo que cada vez tenemos más interiorizado.

 

También te puede interesar:

El radar Pegasus te vigila

Nuevo avisador de radares Angel Driver F10

Alcoholímetro portátil, la solución a muchos problemas

¿Son los avisadores de radares legales? Si, te lo explicamos…

Consejos para los desplazamientos de verano

Consulta los puntos de tu carnet

Reforma sobre la ley de tráfico

Manual para desactivar la detección de radares en el Angel Driver F18

La Guardia Civil paga un suplemento a los agentes que más multas interpongan

Aumento en las multas de tráfico

Conoce los tipos de radares que nos multan en carretera

Avisador de radares y detectores de radares, diferencias

Angel Driver: Avisadores de radares legales

Nuevo detector de radar Angel Driver F18