En muchas ocasiones el afán recaudatorio de la Dirección General de Tráfico llega demasiado lejos hasta que aparece una sentencia judicial que anula multas impuestas injustamente como la que comentamos hoy. Concretamente nos referimos a 500.000 multas provocadas durante 6 años que podrían ser revocadas por no aplicar el margen de error del radar correctamente.

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 22 de Madrid ha dictado una sentencia por la que anula una multa de velocidad debido a que los márgenes de error se rigen por una normativa “obsoleta”. “En la nueva normativa -dice la resolución- se establecen diferentes márgenes, más beneficiosos para los conductores”. La reciente sentencia judicial viene a corroborar la denuncia interpuesta por la asociación AEA (Automovilistas Europeos Asociados) en 2010, respecto del erróneo criterio sancionador que la DGT viene aplicando desde entonces para graduar las sanciones por exceso de velocidad y abre la puerta para reclamar en otros cientos de miles de casos. En concreto la AEA calcula que durante estos últimos seis años la Dirección General de Tráfico ha estado aplicando esta norma en cerca de 500.000 multas.

La demanda fue interpuesta por la AEA por un radar supuestamente a 153 km/h, con límite de 120 km/h. Gracias a esta sentencia, el juez ha obligado a la DGT  a retirar la multa de 300 euros y la detracción de 2 puntos del carné, además se condena a la Administración con 200 euros de costas.

Esta no es la primera resolución judicial que anula una multa de velocidad por este motivo. AEA tiene contabilizadas cerca de un centenar de sentencias dictadas en el mismo sentido por distintos juzgados y tribunales de toda España. Sin embargo, sí es la primera vez que un órgano judicial reconoce que Tráfico ha estado aplicando, en perjuicio de los ciudadanos, una norma técnica obsoleta. Así, en el fundamento primero de la sentencia se indica que: “Para el cálculo de excesos de velocidad y sanción aplicable, se han tenido en cuenta los márgenes de error estipulados en la Norma UNE 26444”.

La Norma UNE 26444 establecía que el error medio de medición tolerado en los radares fijos debía ser de +-1 km/h, pudiendo alcanzar hasta un error máximo de 3 km/h (o el 3 por ciento en el caso de velocidades por encima de 100 km/h). Sin embargo, en la nueva normativa aprobada a partir de diciembre de 2006 se establecieron otros márgenes de error diferentes, mucho más beneficiosos para los ciudadanos: + – 4 km/h. para mediciones de velocidad iguales o inferiores a 100 km/h realizadas por instalaciones fijas (o del + – 4 por ciento en caso de velocidades superiores) y de + – 7 km/h para mediciones de velocidad iguales o inferiores a 100 km/h realizadas por instalaciones móviles (o del + – 7 por ciento en caso de velocidades superiores). La aplicación de estos márgenes, según aclara la AEA, conlleva multas mucho más leves: 100 euros sin puntos, en lugar de los 300 euros, y retirada de 2 puntos.

Por último, AEA quiere recordar que “desde que entró en vigor la reforma de la Ley de Seguridad Vial en mayo de 2010, en cientos de miles de sanciones la DGT no está aplicando ningún margen de error y está imponiendo multas por encima de lo que marca la ley”. Así por ejemplo, a conductores a los que en la fotografía obtenida por el radar aparece que circulaban a 151 km/h., teniendo limitada la velocidad a 120 km/h, tráfico les aplica directamente 300 euros de multa y la pérdida de 2 puntos del permiso de conducir, cuando legalmente les correspondería una multa de 100 euros, sin puntos. Sanciones que,  según la asociación, son ilegales, “como reiteradamente están reconociendo los tribunales”.

Evita multas de radar con los avisadores de radar Angel Driver. Éstos dispositivos disponen de una base de datos de radares fijos y móvilesque mediante su localización GPS los detectan y avisan de su presencia. Como el Angel Driver F10 y el Angel Driver Galaxy, ambos con actualizaciones gratuitas de “por vida” para que siempre los tengas localizados.

También te puede interesar: