Seguro que ha oído hablar de la cavitación más de una vez pero aún no tienes muy claro en qué consiste. Con la cantidad de tratamientos que se promocionan hoy en día, todos ellos con resultados sorprendentes, es normal que al final no distingamos uno de otro ni cuáles son los verdaderamente efectivos. La cavitación lleva años aplicándose en el cuerpo para eliminar y reducir la celulitis, algo que está comprobado que se puede lograr gracias a este tratamiento.

La cavitación es una herramienta ideal para eliminar la conocida piel de naranja. Aplicada en zonas del cuerpo concretas y localizadas, ayuda a conseguir el cuerpo y la piel deseados sin necesidad de pasar por quirófano. Una forma sencilla, indolora y efectiva de erradicar los rastros de celulitis de nuestro físico.

Este tratamiento se trata de la aplicación de cavitacion ultrasónica de baja frecuencia que forman microburbujas, acumulando así gran cantidad de energía. ¿Qué beneficio aporta eso? Al chocar contra los adipocitos logran romper la membrana de la célula adiposa sin dañar las estructuras adyacentes, respetando siempre la integridad del sistema sanguíneo y linfático. De esta forma lo que se consigue es transformar la grasa, que pasa de un estado sólido a un estado líquido y, en consecuencia, se elimina a través de la orina. También es ideal para eliminar estrías.

Los resultados pueden percibirse ya con la primera sesión, con la que notaremos una reducción de 2 o 3 cm de contorno. Pero los cambios más evidentes los notaremos a partir de la tercera jornada de cavitación.  Hay que tener en cuenta que cuanto mayor sea la masa adiposa de la persona, más volumen perderá.

La cavitación está indicada para todas aquellas personas que quieran reducir volumen corporal, grasa localizada y celulitis. Las mujeres entre 25 y 55 años son las que más beneficiadas se ven en las sesiones, aunque los resultados se pueden potenciar con tratamientos complementarios como la plataforma vibratoria, la presoterapia, la radiofrecuencia o los masajes corporales.

Antes de empezar con la cavitación en casa hay que beber unos dos litros de agua ya que ésta actúa como conductora de los ultrasonidos. Además, también deberemos evitar ingerir alimentos ricos en grasas. Una vez hecha la cavitación, los resultados serán duraderos aunque conseguirán mantenerse mejor si la persona sigue unas pautas de alimentación adecuada y hace un poco de ejercicio.

La cavitación es un tratamiento no invasivo, seguro, indoloro, eficaz y duradero que, además, nos proporcionará una agradable sensación durante el proceso gracias al calor que se desprende y al cabezal masajeador. Eso sí, hay que tener en cuenta que hay determinados pacientes que no pueden someterse a estas sesiones por contraindicaciones médicas. Aquellas personas con flebitis, tromboflebitis, arterosclerosis, venas varicosas, cirrosis hepática, lesiones cutáneas, insuficiencia renal y hepática, diabetes con microangiopatía, y con procesos inflamatorios graves derivados de enfermedades como la tuberculosis, el VIH, etc, no podrán someterse a cavitación. Tampoco las mujeres embarazadas ni en periodo de lactancia, así como las personas que lleven marcapasos o prótesis articulares.

Benefíciate de las ventajas de la cavitación en casa como sistema anticelulítico eficaz y hazte con este tratamiento anticelulítico barato Cel-cavit en Publipunto, donde podrás conseguir puntos descuento por tus compras gracias al club publipuntoTe esperan los mejores precios y ofertas en belleza, hogar, salud,motorregalos con gastos de envío gratis para pedidos superiores a 100€.

También te puede interesar: