La dieta mediterránea, la nuestra, es un tesoro cultural muy relacionado con nuestra salud. No en vano, la dieta mediterránea constituye patrimonio no material de la humanidad, un calificativo que le viene de la mano de la UNESCO. La alimentación saludable es uno de los aspectos más importantes de nuestra vida y se relaciona directamente con llevar una vida saludable.

Ya lo dice el dicho: “somos lo que comemos”, y nuestro aspecto físico acaba siendo un reflejo de aquello que llevamos por dentro.

Muestra de ello es el Global Burden of Disease Study, el mayor estudio hecho hasta el momento en el que se relacionan enfermedades, accidentes y esperanza de vida. De él se desprende el importante papel que juega nuestra alimentación en los aspectos citados, algo que hace entrever la necesidades de prestar atención a lo que ingerimos.

Por eso es de vital importancia cuidar el tipo de alimentación que llevamos. Los especialistas en nutrición hacen especial hincapié en la necesidad de llevar una dieta sana y equilibrada en la que comamos de todo.

La American Heart Association (AHA) insiste en que se deben reducir las grasas no saludables, el sodio, los azúcares añadidos y los alimentos con mucho colesterol. Las frutas, verduras, proteínas magras y la comida rica en fibra deben ser habituales en nuestra mesa.

La propia AHA recomienda seguir las siguientes pautas:

– Elaborar un diario donde apuntar todo lo que comemos cada día

– Ingerir más vegetales y fruta

Comer alimentos integrales

Comer pescado un mínimo de dos veces por semana

Limitar aquellos productos que contengan grasas trans y saturadas, colesterol y azúcares.

Cuando hablamos de alimentación equilibrada nos referimos a variada, no basada en unos pocos alimentos que restringen el consumo de otros. Los cereales, donde incluimos pasta y pan, las hortalizas, las frutas, el pescado y las legumbres no pueden faltar en nuestro día a día.

Desafortunadamente, en el último tiempo hemos aumentado el consumo de la proteína animal en detrimento de las legumbres y de los pescados azules. Esto conlleva además un aumento de grasas saturadas, algo que no es nada saludable para nuestro organismo. Si lo que deseas es adelgazar intenta seguir estas 10 reglas para adelgazar pero respetando siempre los principios de una alimentación saludable.

Corregir los hábitos perjudiciales y ajustar nuestra dieta a las pautas mencionadas es una forma sencilla de llevar a cabo una dieta saludable. Nuestro cuerpo y, sobre todo, nuestra salud, nos lo agradecerá.

 

También te puede interesar:

Recuperar la figura tras el verano

Vida Saludable

Alimentación saludable

Evitar el sedentarismo

Consejos para realizar ejercicios en casa con una pelota de pilates

Fitness, como montar tu gimnasio en casa

Six Pack. Mejora tus abdominales

10 reglas para adelgazar en verano

Tabla de inversión para irrigación invertida