Llegar a la tercera edad es uno de los mayores regalos que la vida nos puede dar. Cumplir años y hacerlo de la mejor manera posible es el objetivo de todo ser humano, sin olvidar que una buena calidad de vida es básica para disfrutar de los años de la edad de oro. El ejercicio físico puede ayudarnos tanto a llegar a viejos en buenas condiciones como a mantenernos sanos, física y mentalmente, cuando ya peinemos canas.

El ejercicio físico en la gente mayor es algo cada vez más frecuente. Los 70 de ahora no son los mismos que los de nuestros abuelos, y hoy en día se considera que la tercera edad es una nueva juventud. Ahora bien, debemos ser conscientes de la realidad y saber que el cuerpo de una persona octogenaria no es el mismo que el de una de treinta años. Por eso las rutinas y actividades que lleve a cabo deben estar bien seleccionadas para que aporten beneficios en vez de traer problemas.

El NIH (Instituto Nacional sobre el Envejecimiento) es el encargado de establecer cuáles son las pautas de actividad física recomendadas para este sector de población. La base del deporte en la tercera edad debe situarse en los ejercicios aeróbicos que ayudarán a reforzar el sistema respiratorio y circulatorio. Tonificar los músculos también es algo muy recomendado ya que, en ocasiones, al cumplir años y haber reducido la actividad, éstos se atrofian. Por tanto, la tonificación es también indispensable para el mantenimiento de los músculos.

Otro tipo de sesiones que se recomiendan desde el NIH son las de estiramientos, flexibilidad o movilidad articular. Gracias a ellos se mejorarán los movimientos y la coordinación de las personas que los realicen. No debemos olvidar que las personas mayores deben evitar los ejercicios isométricos que eleven su presión arterial, un tema delicado al alcanzar según que edades.

¿Qué beneficios aporta el ejercicio físico en la gente mayor? Mantener una vida dinámica siempre resulta positivo, tengamos la edad que tengamos. Pero mucha gente al hacerse mayor y jubilarse, deja de tener tanta actividad y acaba por ir recluyéndose cada vez más en casa. Esto es un peligro porque la persona puede entrar en un círculo de tristeza y estado mental que podría terminar por invalidarle. Así que lo que hay que hacer es animar a nuestros mayores para que se muevan.

Los adultos mayores que practiquen deporte verán que no sólo su físico mejora, sino también su mente. Las repercusiones psicológicas positivas de la actividad física se centran en una mejora de la autoestima y del estado anímico en general. Además, se reducen los niveles de depresión que tristemente afectan a tanta gente mayor, y se ayuda a la apertura social de la persona. Además, también mejoran las funciones cognitivas y la persona siente que es más autónoma y autosuficiente. ¡Todo es bueno!

A nivel físico, mantener una rutina de actividad física también incide en la reducción de la aparición de enfermedades cardiovasculares. También se ayuda a prevenir el síndrome metabólico que tanto afecta a la gente que alcanza los 65 años. Otras enfermedades que tendrán menos posibilidades de desarrollarse serán la diabetes del tipo II y la obesidad.

El ejercicio estimula el crecimiento en los factores hormonales, con lo que la pérdida mineral ósea propia de la edad sería menor que la de una persona con una vida sedentaria. El refuerzo de nuestros huesos también nos beneficiará en las caídas, haciendo menos probable que acaben siendo una fractura.

Por último, algunos estudios han demostrado que el ejercicio físico protege contra el Alzheimer así como contra la osteoartritis y la aparición de ciertos cánceres como el de colon, páncreas y mama.

En Publipunto puede conseguir accesorios para completar su ejercicio diario como cintas para andar, cinturones vibratorios, pedaleadores, etc y conseguir a la vez puntos descuentos para canjear en futuras compras. ¡Infórmate en el Club Publipunto! Te esperan los mejores precios y ofertas en bellezahogarsaludmotorregalos con gastos de envío gratis para pedidos superiores a 100€.

También te puede interesar: