Los radares nacieron como una medida de seguridad vial pensada para que los conductores no superen los límites de velocidad marcados en la vía, sin embargo, dado el alto volumen de infracciones que captan y la forma estratégica en que se realizan estas infracciones no se ha podido evitar que los conductores pensemos en ellos como una vía más de recaudación. Seguir leyendo