La mayor presencia de radares en las carreteras españolas ha hecho que, inevitablemente, las sanciones a conductores hayan aumentado. Mientras los afectados por las multas sólo ven una intención recaudatoria en lo que ellos sienten como una persecución, los responsables de la DGT argumentan que su único objetivo es el de reducir la mortalidad en carretera y aumentar la seguridad.

Pero los datos no mienten. La recaudación de los radares de tráfico se ha disparado desde 2008 y ha pasado de 102 millones de euros a los 171 en 2014. ¿A qué se debe un aumento tan destacado? La presencia de radares fijos y móviles no se ha incrementado con lo que esa no es la razón de que se hayan puesto más sanciones. Pero donde sí ha atacado la DGT ha sido a través del aire. En estos últimos años se han incorporado cinco helicópteros Pegasus, los radares que desde el aire controlan que no sobrepasemos los límites de velocidad. A ellos hay que añadir los radares de tramo, otro sistema de vigilancia que se ha ido introduciendo en los últimos tiempos. ¿El resultado? Más multas y, con ello, mayor recaudación.

Una de las vías que está sufriendo de forma escandalosa la incisiva acción de los radares es la carretera de las Pedrizas, la A45 entre Córdoba y Málaga, que hace unos años fue una vía de acceso muy importante a la Costa del Sol antes de la aparición de la autopista de peaje. Los vecinos de la zona viven desesperados por las constantes multas que reciben al superar los 80km/h establecidos como límite para circular.

La verdad es que este es un caso insólito que ha llamado la atención de algunos medios de comunicación. La localidad se llama Casabermeja y ha acumulado en seis meses 3,5 millones de euros en multas, superando las 62.800 multas. Uno de los afectados, repartidor de profesión, ha sido penalizado 300 veces y la cantidad a pagar, con reducción de pago, llega a los 4.000 euros.

Ante esta situación inverosímil, el Ayuntamiento pidió a la DGT que modificase los límites de velocidad establecidos pero ésta se negó. Tal y como argumentó, la función de los radares es la de evitar accidentes y muertes en carretera. Y por eso mantendrán los parámetros que ya hay establecidos.

Hay que admitir que la explicación tiene su lógica. Desde 2008, las infracciones por exceso de velocidad han ido aumentando, al igual que la recaudación por superarse los límites de velocidad. Gracias a la colocación de radares, las víctimas en carretera se han reducido a la mitad y de forma constante. Sin embargo, y utilizando el sentido común, la situación de los vecinos de Casabermeja debería ser solventada llegando a un acuerdo intermedio.

En Publipunto le ayudamos a conducir de forma segura y cómoda avisándole de las zonas donde están situados algunos de los radares fijos y móviles. Visítenos y conozca más sobre el avisador de radares Angel Driver Galaxy, Angel Driver F10 y el detector de radares Angel Driver F18. ¡Emprenda equipado su viaje!

También le puede interesar: